Comunidad online sobre animales de granja
Fecha actual 20 Dic 2014 19:15

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


Anuncio Importante

Bienvenidos a El Corral Online!!

Bookmark and Share


    Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 
    { VISITS } Vistas: 399  Favoritos Favoritos: 0  Seguidores Seguidores: 0 
    Autor Mensaje
    NotaPublicado: 22 Nov 2013 01:23 
    Desconectado
    Moderador Global
    Moderador Global
    Avatar de Usuario

    Registrado: 18 May 2013 21:30
    Mensajes: 841
    Ubicación: Jaén
    Agradecido : 20 veces
    Agradecimiento recibido: 33 veces
    Localidad: Jaén
    Las necesidades nutritivas están en función del peso, el nivel de actividad, el estado fisiológico, la producción (crecimiento y puesta) y las condiciones ambientales.

    1.1 Pollitas en crecimiento

    Las necesidades de las pollitas se establecen en varias etapas, caracterizadas éstas por diferencias notables de desarrollo fisiológico y la necesidad de preparar correctamente a la futura gallina de puesta (Lázaro y col., 2008). Estas etapas son las siguientes:

    - 0-10 semanas, se debe garantizar un rápido acceso al pienso y el agua para desarrollar rápidamente las vellosidades intestinales. Como el consumo de alimentos es bajo, se debe suministrar piensos con un alto contenido de nutrientes y de calidad (2,96-2,81 Mcal EMAn/kg MS y 18,8-17 % PB para 0-5 semanas y 5-10 respectivamente).

    -10-16 semanas, el objetivo es desarrollar la molleja y aumentar la capacidad de ingestión de la futura reproductora, para lo cual se deben suministrar piensos de baja energía, reducidos niveles de proteína y alto contenido fibra (2,7 Mcal EMAn/kg MS y 15% PB).

    - 16- 21 semanas, el objetivo es lograr un buen desarrollo del aparato reproductor, lo que conlleva un aporte extra de nutrientes (2,8 Mcal EMAn/kg MS y 16,4% PB).

    Una semana antes de la puesta, se debe suministrar un pienso rico en nutrientes e igual al que consumirán las gallinas en la primera etapa de puesta. Nueve días antes del inicio de la puesta se inicia el crecimiento de la yema, que es rica en grasa. La concentración energética de los piensos para las pollitas, una semana antes de la puesta y en la primera fase de la puesta, debe ser alta pues aún no han llegado al máximo consumo de pienso diario.

    Imagen

    Concentración de nutrientes recomendados en los piensos de pollitas ponedoras de razas rubias de puesta (Adaptado de
    Lázaro y col., 2008)


    La evolución que sigue el peso vivo de la pollita es muy importante. Es necesario que llegue a la puesta con el 80% del peso adulto, pero no es conveniente que se fuerce el crecimiento en la última etapa de desarrollo, pues se puede acumular un exceso de grasa en detrimento del desarrollo de su esqueleto y músculos. Se recomienda por FEDNA que si a las 5 ó a las 10 semanas de vida de las pollitas no ha llegado al peso requerido, se mantenga el pienso recomendado para la etapa hasta alcanzarlo.

    1.2. Aves de puesta

    El requerimiento de nutrientes de las gallinas ponedoras depende de su peso y la producción de huevos. Sin embargo, en las gallinas criadas en libertad, como es el caso de la producción ecológica, es necesario considerar un incremento del gasto energético, producto del aumento de la actividad por el desplazamiento debido al pastoreo, y que se considera un 10% del requerimiento energético total. Además, cuando las gallinas están fuera de la zona de confort térmico (19-27ºC), por debajo de ella aumenta su requerimiento de energía para mantener el calor corporal; por encima se reduce el requerimiento de mantenimiento, por lo tanto, a temperaturas superiores a los 27ºC el consumo de alimento se reduce pudiendo afectar la producción.

    - Energia. De los múltiples nutrientes que requieren las aves de puesta, la energía es el más crítico. Su aporte puede estar limitado por el máximo consumo de alimentos que puede ingerir el ave, sobre todo esto ocurre al principio de la puesta. Las necesidades de energía de las aves se estiman por métodos aditivos. En la ecuación siguiente se muestra la propuesta de Lázaro y col. (2008:54) para condiciones de termoneutralidad, a la cual se le ha adicionado las necesidades de pastoreo.

    EMAn (kcal/día) = (125 PV0,75 )x1,10 + (5 x GMD) + (2 x MH)

    - PV 0,75 = Peso metabólico, que es el peso vivo (kg) elevado a la potencia 0,75
    - 1,10 es el incremento del 10% de las necesidades de mantenimiento por pastoreo
    - GMD = ganancia media de peso diario en g
    - MH = Masa de Huevo que se calcula como (% de puesta/100) x Peso Huevo (g)

    Las necesidades nutritivas de las aves varían a través del ciclo de puesta, diferenciándose de tres a cuatro fases fisiológicas que determinan sus necesidades. Al inicio de la puesta el ave aún no ha completado su crecimiento y durante las primeras 8-10 semanas de puesta (23-32 semanas de vida), el ave aumenta su peso y su producción. Sin embargo, en este periodo aún no se ha alcanzado el máximo de consumo, pudiéndose producir balances negativos de energía. En la Etapa I se requiere piensos con alta concentración de nutrientes para que la gallina pueda cubrir sus requerimientos, que en el caso de la energía es de más 2.900 Kcal EMAn /kg de pienso. En la Etapa II se ha alcanzado más del 97% del peso vivo final del ave, por lo cual las necesidades de crecimiento son mínimas y ya el consumo es mayor, así la concentración energética de la ración puede reducirse a alrededor de 2.700 kcal EMAn /kg de pienso. En la Etapa III las gallinas pueden
    hacer un alto consumo de alimentos y la producción es menor, por lo tanto el contenido energético de la ración puede reducirse a 2.500 kcal EMAn /kg.

    Los requerimientos de energía para el mantenimiento y actividad representan el 72% del total, pero es de notar que cuando la gallina llega a la puesta con bajo peso, las necesidades de energía para el crecimiento puede ser de igual magnitud que el requerimiento para la puesta. Cuando esto ocurre, por lo general se reduce la puesta, pues las gallinas no tienen capacidad para consumir toda la energía que necesitan, pudiéndose producir curvas de puesta atípicas.

    -Proteínas. La producción de huevos de las gallinas híbridas de alto potencial presenta altos requerimientos de aminoácidos esenciales, especialmente lisina, metionina y cistina que frecuentemente limitan la producción. Esto es debido a que los contenidos de aminoácidos de los alimentos, que comúnmente se emplean en la alimentación de gallinas camperas, no logran llenar estos requerimientos. En la producción convencional para lograr las producciones de 250-300 huevos/gallina/año, adicionan amino ácidos sintéticos a los piensos.

    Las necesidades de amino ácidos de las gallinas se calculan a partir de los requerimientos de lisina que se estima por FEDNA según la ecuación siguiente:

    Lisina digestible (mg/día) = 0,1 PV0,75 + 0,2 GMD + 0,01 MHD

    Donde PV0,75 es el peso metabólico en Kg; GMD, la ganancia media diaria en g y MHD es la masa de huevos producida diariamente en g.

    El requerimiento del resto de los aminoácidos se estima mediante la composición que debe tener la proteína ideal. La composición de la proteína ideal empleada por las normas FEDNA para ponedoras se muestra en siguiente tabla:

    Imagen


    Las gallinas, como hemos explicado anteriormente, pasan por diferentes fases fisiológicas por las que varían sus requerimientos y capacidad de ingestión, lo cual provoca, cuando damos dietas camperas, que se produzcan desajustes entre el requerimiento y el consumo de aminoácidos.

    En el primer mes de puesta donde las gallinas tienen un crecimiento alto (2 ó más g/día), y aún no se ha llegado al máximo de consumo, es donde se encuentra el momento más crítico para poder cubrir los requerimientos de amino ácidos esenciales. El otro momento crítico es durante el pico de producción donde se debe alcanzar, en una gallina de alto potencial, un 90% de puesta. En este periodo el consumo de metionina y cistina tampoco logra cubrir los requerimientos de estos aminoácidos. Las gallinas con índice de puesta de 80% pueden tener dificultad para mantener este nivel de producción debido a un ligero déficit de metionina; pero ya con un índice de puesta de 75-70% las necesidades de metionina se pueden cubrir si la ración tiene un 22% de torta de soja (44%) . Si la soja es reemplazada por otros granos, como el guisante, se producen importantes déficit de aminoácidos y la producción sería inferior a los índices antes señalados.

    Los piensos sin soja reducen la producción de huevos en un 30% y los trabajos realizados por García Trujillo y col., (2008), en explotaciones avícola en Andalucía, muestran que hay respuesta de la producción de huevos hasta un aporte en el pienso del 22% de torta de soja, e igualmente la producción también se correlacionó con el contenido de metionina + cistina de los piensos.

    Una posible solución al déficit de amino ácidos que se produce en dichos piensos es el empleo de algunos productos concentrados en proteínas como la caseína o la proteína de patatas.

    También se informa que la respuesta de la producción de huevos al incremento de la proteína de la dieta es mayor con dietas bajas en energía.

    Estos problemas de desequilibrio no se producen con gallinas de razas autóctonas si las dietas están bien formuladas. Sin embargo, posiblemente su producción media anual no pasará de los 160 huevos / año. En este caso, es posible que sistemas a base de piensos comprados no sea una opción económicamente viable, pero en sistemas donde la alimentación de las gallinas se base en recursos producidos en las propias explotaciones, ya sean estos productos, residuos o rechazos de cosecha, el uso de razas autóctonas puede ser una alternativa económicamente viable y un complemento a la producción principal de la explotación.

    La producción de huevos de las gallinas especializadas es muy sensible a los cambios de alimentación. Se señala que deficiencias de energía, proteína, sal, calcio y otros macronutrientes tienen efectos inmediatos en la puesta.

    Mientras que las deficiencias de oligoelementos y algunas vitaminas liposolubles (excepto la D), solo se aprecian si se mantiene las carencias por periodos superiores a 7 días. También deficiencias de proteínas pueden afectar el contenido de proteína de los huevos.

    -Calcio. El calcio es otro de los nutrientes de gran importancia en las aves de puesta, ya que es el componente principal de la cáscara del huevo, con un contenido de 2 g, del cual alrededor del 90% proviene del alimento y un 10% de las reservas movilizadas de los huesos. Las necesidades estarán en relación al porcentaje de puesta de cada periodo del ave, y a las pérdidas que se producen en heces y orina, que son aproximadamente entre 850-880 mg/día.

    Se recomienda que el contenido de Ca en el pienso de gallinas rubias criadas en suelo esté entre 3,5-3,8% desde el inicio de la puesta hasta las 45 semanas de puesta y de 3,7-4,1% de mediados de la puesta hasta el final (FEDNA, 2008). Al inicio de la puesta el nivel de Ca no debe ser superior a 3,75% ya que el exceso reduce el consumo que aún es reducido en esta etapa, y aumenta la humedad de las heces. Al final de la puesta pueden ocurrir problemas de huevos fisurados y cáscara blanda.

    Cuando esto ocurre, se recomienda elevar el nivel del Ca en el pienso y llevar el contenido del pienso entre 3,9-4,1% (Lázaro y col., 2008). Estos autores plantean que los problemas de cáscara al final de la puesta tiene su origen en el suministro de Ca insuficiente al inicio de la puesta, donde frecuentemente se mantienen los piensos de prepuesta con bajos niveles de Ca. Consecuentemente se producirá un déficit de este mineral que provoca una descalcificación de los huesos, que se hará evidente al final de la puesta.

    En la alimentación práctica de las aves de puesta se suelen considerar varias etapas para la formulación de los piensos, considerando para ello las diferentes fases fisiológicas por la que atraviesa la gallina. En sistemas intensivos se suelen diferenciar cuatro etapas, que comprenden las semanas de vida 18-32; 32-45; 45-60 y 60-70. FEDNA para gallinas de puesta rubias en piso recomienda tres etapas, que comprenden de la 18ª semana al inicio de la puesta, del inicio de la puesta a las 45 semanas y para más de la 45ª semana de edad, realizando recomendaciones para gallinas con problemas de cáscara.

    Imagen

    Concentración de nutrientes recomendados en lospiensos de gallinas ponedoras de razas rubias sobre suelo (Adaptado
    de Lázaro y col., 2008)


    Siguiendo el esquema de producción expuesto más abajo, más apropiado para la producción campera y/o ecológica, y que es un ejemplo para ponedoras rubias en pastoreo con una producción de 224 huevos/año, hemos estimado los requerimientos de EMAn, PB y amino ácidos esenciales para tres etapas durante el ciclo de producción de las gallinas, ya que las recomendaciones existentes están calculadas para producciones superiores.

    Imagen


    La etapa más crítica para que los piensos cubran las necesidades de las gallinas es durante las primeras 10 semanas de puesta. Los piensos en esta etapa deben ser ricos en energía y proteína, esta última de calidad; compuestos con altas proporciones de maíz (25%), soja (22%), aceite de soja (6%) y caseína o proteína de patata ricos en amino ácidos esenciales. Los piensos en esta primera etapa son caros pero permiten alcanzar producciones altas en esta etapa, que las gallinas completen su peso y alcancen un alto consumo de alimentos. Posteriormente, se pueden reducir las concentraciones de nutrientes en los piensos de las gallinas y se compensa el precio, pudiendo tener la dieta promedio total un precio de unos 0,65 €/kg en coste de materias primas.

    Es posible seguir otras estrategias en la formulación de piensos que mantengan más estable las concentraciones de energía y proteína. Esto se basa en que las gallinas pueden regular la ingesta de nutrientes variando el consumo de pienso, lo cual funciona en aves que han alcanzado una alta capacidad de consumo. Sin embargo, al inicio de la puesta, con esta estrategia se puede producir una subalimentación con consecuencias negativas para las aves y la economía de la explotación. El déficit de nutrientes que se produce por la incapacidad de las dietas bajas en proteína de llenar los requerimientos de amino ácidos de las gallinas híbridas de alto potencial, también puede tener repercusión en su salud y el bienestar. En este sentido se ha señalado que el déficit de amino ácidos en las raciones actúa produciendo estrés metabólico, lo cual puede dañar la salud de las gallinas.

    Ante situaciones de estrés por alta o baja temperatura un suplemento vitamínico evita que las gallinas reduzcan drásticamente la producción.

    2. Necesidades de agua

    El agua es un nutriente esencial en la crianza de las aves, constituye el 70% de su cuerpo y el 67% del huevo. Un déficit de agua o una mala calidad de ésta puede tener efectos devastadores sobre la producción y salud de los animales.

    El consumo de agua se incrementa con la edad y está asociado al consumo de alimento, la producción y la temperatura ambiente. A una temperatura moderada las aves consumen el doble de agua que de alimento por unidad de peso vivo. Los nutrientes que aumentan la excreción de minerales por el riñón pueden incrementar el consumo de agua, como es el caso de la sal o alimentos ricos en sodio.

    Según Leeson y Summers (2005:116), las necesidades de agua (ml/día) de los pollitos en crecimiento se puede obtener multiplicando los días de edad por 2,6, aunque el consumo de agua (CA) con la edad (E) responde a una relación cuadrática y que se puede describir por la fórmula siguiente, cuando la temperatura media es de 32ºC:

    CA (ml/día) = -0,0123E + 3,144E (días)

    Para temperaturas inferiores el consumo de agua disminuye entre 2 y 5 ml/día por ºC, correspondiendo los valores menores a las edades menores.

    Los requerimientos de agua para gallinas en puesta, calculado a partir de los datos brindados por los autores antes señalados, se incrementan con el índice de puesta en 1,25 ml/día por cada porcentaje de puesta, a partir de un consumo base de 188 ml/gallina/día y para temperaturas de 32ºC. A partir de los datos señalados, se puede estimar que el consumo varia en 9,5-10 ml/ gallina/día por cada grado que varíe la temperatura.

    Imagen


    Las gallinas siguen un ciclo en el consumo de agua durante el día que está en relación a la ovoposición. En la hora posterior a la puesta, las gallinas realizan un alto consumo de agua (alrededor del 27% del consumo diario) y después realizan otro alto consumo entre las 6 y 10 horas de la puesta donde llegan a consumir el 47% de las necesidades diarias. Este patrón puede tener variaciones en gallinas criadas en libertad y en épocas de alta temperatura.

    La temperatura del agua puede influir en la producción de huevos cuando la temperatura ambiente es elevada; de ahí que sea necesario, bajo estas condiciones, suministrar agua a las gallinas lo más fría posible.

    La falta de agua a las gallinas puede reducir notablemente la producción de huevos. Un déficit de agua de 48 horas puede hacer que las gallinas interrumpan la producción de huevos rápidamente, no recuperando la producción por lo menos en unas 4 semanas.

    La calidad del agua se puede afectar comúnmente por concentraciones de sales, especialmente sodio, por contaminación con bacterias u otros patógenos, y por presencia de nitritos y nitratos. Por tal motivo se debe analizar el agua de bebida de las aves para controlar su calidad.

    En caso de una alta salinidad se deben modificar los suplementos de sales de la dieta, pero con mucho cuidado, pues un déficit puede reducir la producción. En el caso de aparecer alguna contaminación con bacterias es necesario tratar el agua con cloro para eliminarla. La contaminación con nitratos y nitritos es más compleja pues son sustancias altamente tóxicas para los animales. Los nitritos son 10 veces más tóxicos que los nitratos, pudiendo éstos convertirse en nitritos por acción de bacterias en el tracto intestinal de las gallinas o en el agua de suministro.

    Aunque no hay legislación de calidad de agua para animales, se asume la legislación para el agua potable regida por el Real Decreto 140/ 2003, cuyos niveles máximos se exponen en la siguiente tabla:

    Imagen

    Parámetros de calidad de las aguas de bebida para aves

    _________________
    Imagen


    Arriba
     Perfil  
     
    NotaPublicado: 27 Nov 2013 19:44 
    Desconectado
    Granjero Novato
    Granjero Novato

    Registrado: 03 Jun 2013 13:47
    Mensajes: 68
    Agradecido : 0 vez
    Agradecimiento recibido: 0 vez
    Localidad: Córdoba
    Lo que hay que saber para comerse unos pocos huevos. Nunca deja uno de aprender.

    Muchas gracias por la información.

    Un saludo.


    Arriba
     Perfil  
     
    Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
    Nuevo tema Responder al tema  [ 2 mensajes ] 

    Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


    ¿Quién está conectado?

    Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


    No puede abrir nuevos temas en este Foro
    No puede responder a temas en este Foro
    No puede editar sus mensajes en este Foro
    No puede borrar sus mensajes en este Foro
    No puede enviar adjuntos en este Foro

    Saltar a:  
Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpBB-Es.COM
Free PageRank Checker
Esta página es personal, no pertenece a ninguna empresa, sindicato o asociación. Está hecha por y para los amantes de los animales, sin ánimo de lucro. Todos los logos, imágenes y marcas que se encuentran en esta web son propiedad de sus respectivos dueños. El webmaster no se responsabiliza de los comentarios que viertan los usuarios. El resto © 2013 Elcorralonline.com admin@elcorralonline.com